El posicionamiento corporativo es la identidad de una marca. Define su forma de actuación, su representación, su comportamiento y lo que se transmite a la mente del consumidor como producto, marca o empresa. Para crearla debemos pensar en su entorno social, la competencia directa, mercado potencial y a qué público se dirige. Así se comienzan a concretar los atributos. Concretamos los beneficios que nos conceden dichos atributos, sobremanera para los usuarios y consumidores. Un aspecto de calado serán los valores, que definirán el comportamiento de la marca para sus usuarios y clientes.