Desde lo convencional harás cosas convencionales

La implantación o evolución de un nuevo modelo de negocio, y que además aporte valor debido a su carácter innovador, lleva implícito un conocimiento detallado y minucioso tanto de los componentes y factores internos de la empresa como de los del entorno.

La peculiaridad de las nuevas formas de los modelos de negocio, es que hoy en día, en un mismo sector compiten diferentes modelos de negocio, ¡y todos sirven! La globalización ha llegado para quedarse, y desde esta óptica tienes que entender que casi cualquier modelo sirve casi para cualquier cosa.

Mi teoría es que el mejor modelo para tu negocio es el que te funciona. Así de sencillo. Los patrones y las estadísticas tan sólo sirven para idear nuevos o para romperlas. La anarquía y el caos, ordenados y muy controlados, en el desarrollo de los negocios me parecen la mejor opción, siempre que estén sustentados por cimientos sólidos que se hayan construido en el origen del negocio, en su KM 0; y aquí hablo de solidez económica, emocional, de objetivos, de posicionamiento, de estrategia y de producto / servicio.

No creo en los modelos rígidos. Tan solo creo en ellos para coger lo mejor de muchos de ellos y adecuarlo a la idiosincrasia ya no solo de la empresa, si no también del momento.

Esta es mi manera de entender el desarrollo del negocio para conseguir los objetivos. Es la manera que he practicado en mi propia actividad y la que he propuesto a multitud de personas emprendedoras o dueños y gerentes de sus propios negocios. Y ha funcionado. Pero no sólo eso, si no que además les ha permitido desarrollarlo porque se ha construido desde los más personal de quien lo implantaba,. Es como hecho a su imagen y semejanza, lo que facilita sobremanera su despegue, evolución y consolidación futura de una manera muy fluida y natural.

Una vez más, la implantación de nuevos modelos, implica romper con los viejos paradigmas, ignorar el statu quo y lanzarse a promulgar una innovación inconsciente pero controlada, basada en el ilusionismo pero absolutamente real, innovadora pero tradicional en su objetivos. Es el momento de implantar nuevos modelos que sean eficaces para los tiempos actuales.

No tiene sentido seguir funcionando como hace 20 años, de la misma manera que no tiene sentido que eduquen a nuestros hijos en modelos de hace 20 años, y se se sigue haciendo. Ya conoces el resultado.

Ha llegado el momento de salir del cascaron. Hay que aprovechar la herencia de lo que tenemos, pero no debemos acomodarnos en ella, tan solo debe servirnos como plataforma sobre la que coger impulso para aprovechar la oportunidad que te ha brindado la vida de crear tu propia realidad, en tu caso apoyándote en tu negocio, si, pero no olvides que quien creces eres tú como persona.

Implantar nuevos modelos conlleva procesos creativos, pensar desde lo no convencional para llegar a soluciones no convencionales. Si haces lo que todo el mundo hace, es evidente lo que vas a conseguir. La innovación en modelos de negocio consiste en desafiar las normas para diseñar modelos originales que satisfagan las necesidades desatendidas, nuevas u ocultas de los clientes, y que ademas te permitan mejorar tu calidad de vida de la mano del crecimiento de tu negocio.

P.D: en otro momento hablaremos de los peligros de la innovación, que los tiene y bastante delicados.