Confianza. Cuando el producto / servicio es la persona.

En las actividades profesionales, como en la vida en general, la confianza es un elemento fundamental a generar en ti mismo y en las personas o entidades con quien te relacionas. Cuando hablamos de la confianza, estamos poniendo en juego uno de los elementos clave del éxito. Es algo fundamental y necesario que no puedes pedir, pero que sin embargo te tienes que ganar. Casi nada.

Ganarte la confianza de los demás pasa por tener confianza en tu propia persona, me explico. Cualquier proyecto empresarial, se encuentre en la fase que se encuentre, está liderado por personas, o bien con carácter global, o bien en alguno de los departamentos.

Autoestima y autoconfianza

Desde mi experiencia de años gestionando equipos de ventas de manera externa, he observado que el grado de confianza que la persona que debe de vender un producto o servicio tiene en sí misma, es proporcional al éxito en la tarea asignada. Es obvio que no solo es la confianza (en otro post hablaré del equilibrio), pero es igual de obvio que sin la confianza es difícil avanzar.

Para el éxito en un proyecto empresarial, tener o adquirir confianza en tu persona (autoestima) debe ir acompañada de una serie de conceptos vinculados al negocio, que seguro te suenan: conocimiento del producto / servicio que vendes, disponer de un posicionamiento de marca claro y definido, de que cubres las necesidades de aquellas empresas o personas a las que se lo ofreces, de la garantía de que tu equipo va a responder, lo mismo que los proveedores, de que tienes una historia que contar que emociona a quien la escucha, de que es una historia real, verdadera y pura, … Pues bien, estos aspectos son algunos de los que debes trabajar antes de empezar desde cero o relanzar tu empresa, producto, servicio.

Sin olvidar que en todo proyecto o actividad empresarial el servicio o producto es la propia persona, trabajar estos conceptos y certezas sobre tu universo empresarial son los que te proporcionan el concepto clave para transmitir confianza: la seguridad. Porque si transmites seguridad es casi seguro que generarás confianza.

La importancia de una buena base

Encontrarás en internet multitud de libros y artículos que te contarán las claves para generar confianza transmitiendo seguridad en tus reuniones y discursos, te dirán que se consigue con el tono de voz, el lenguaje no verbal, la mirada, las palabras que se utilizan y un sin fin de aspectos que, aunque obviamente son importantes, es imposible que los puedas poner en práctica y funcionen si no has pasado primero por controlar los aspectos antes mencionados y que son inherentes a tu negocio, empresa y proyecto y, cómo no, a ti como líder del mismo.

¿Y si el producto o servicio es lo menos importante?

No me mal interpretes, no estoy diciendo que un mal producto o servicio sirve. Pero si digo que el mismo producto / servicio en manos de diferentes personas funciona de manera diferente. La motivación, el conocimiento del producto, los objetivos y otros aspectos etéreos e intangibles son los que marcan la diferencia.

Durante mis años de trayectoria, he visto caer grandes ideas de producto o servicio por una mala gestión, no solo del proyecto, si no del tiempo, de la ilusión o de las ganas, y en cambio, otros que a priori parece que no tenían muchas posibilidades, se convierten en grandes proyectos porque la persona que lo ha gestionado le ha aportado pasión, entusiasmo, ilusión, innovación y tiempo. Se lo ha tomado en serio y ha puesto toda la carne en al asador para que así sea.

Mi reflexión es que n los procesos de emprendimiento  casi siempre nos pre – ocupamos del negocio y pocas veces se tiene en cuenta a la persona, que es, a mi juicio, lo que marca la diferencia.

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *