Storytelling, el primer paso hacia el Branding emocional

De una manera literal, Storytelling es contar historias. Y bajo este principio, ha existido desde tiempos milenarios. Las nuevas tecnologías, la sociedad acelerada en la que vivimos y la aparición de otras formas de comunicación y venta que otrora fueron modernas, la han dejado en desuso.

Ha sido una forma de expresión y transmisión del conocimiento de todas las culturas, y cada una de ellas la ha representado a su manera: ha estado presente en las pinturas de las cavernas, en las narraciones orales de las culturas indígenas, en los cantos de los juglares y en las historias heroicas de todos los tiempos.

La fortaleza del storytelling radica en su componente emocional, y se convierte en una de las mejores herramientas de persuasión, concepto que actualmente conduce el mundo de las relaciones, en este caso también las de los negocios.

Vivimos en una sociedad deshumanizada en la que la relación entre las personas se realiza vía tecnología, olvidándonos de preguntar de una manera personal quien soy, quien es quien tengo enfrente y qué es lo que hace, a qué se dedica, por qué es como es o qué episodios de su vida le han marcado para ser la persona que es hoy. No nos interesa, no tenemos tiempo para preguntar y, sobre todo, para escuchar y recibir su respuesta.

Pues bien, en un punto de no retorno de la globalización – por si no lo sabes ha venido para quedarse – en la que todo el mundo puede acceder a los mismos productos para luego venderlos, internet ofrece la posibilidad de optar a todo tipo de servicios, y prácticamente todas las empresas contratan el mismo perfil de personas para vender sus productos o servicios, que además lo hacen mediante técnicas de venta que han aprendido en universidades similares, hay un aspecto que es diferente a todos, y que es el que está llamado a marcar la diferencia:

Las experiencias que cada uno de nosotros vivimos de manera personal, son el ADN de ser lo que hoy eres y lo que te ha permitido llegar hasta aquí, es lo que solo tú puedes contar, lo genuino, auténtico, personal e intransferible.

Así, autenticidad, sensibilidad y credibilidad se postulan como las tres claves sobre las que las que construir tu historia – discurso, la de un individuo aparentemente normal que ha decidido dar consistencia a su sueños

Hacerte fuerte en este concepto y contar tu historia desde la emoción, desde el corazón, es lo que marca la diferencia, porque se trata de una historia que solo tú puedes contar. De cómo lo hagas dependerá el éxito de tu cometido, y de que seas capaz de posicionarte como diferente a lo que ya existe y a los que se dedican a lo mismo que tú.

Las personas verdaderamente influyentes tienen una historia escrupulosamente personal que contar a cada audiencia, y lo hacen desde la pasión. La filosofía fundamental de cualquier persona está formada por unas pocas ideas, la clave de la auténtica comunicación es aprender a trazar los puntos de vista fundamentales con claridad y precisión.

Requisitos de un buen storytelling

La eficacia de este ejercicio se mide en tanto en cuanto cumple la misión para la que ha sido creado, y en este caso no es otra que generar en tu audiencia la reacción esperada, bien sea una venta, bien sea que se sumen a tu proyecto.

Así, debes de tener la conciencia de que la historia más importante no es la tuya, sino la que se genera en el interior de quienes la escuchan. El objetivo es que quien escuche la historia, se lleve la sensación de que de una forma u otra está ante la oportunidad de hacer algo especial.

Conseguir este objetivo depende de llegar a los dos niveles de tu audiencia, cada uno con sus objetivos, de manera que puedas medir el éxito del planteamiento para, en caso contrario, ajustarlo:

A nivel racional

  • Crear experiencias interactivas.
  • Generar contenido relevante y útil.
  • Cumplir con los objetivos de comunicación planteados.
  • Conseguir resultados.
  • Conseguir un compromiso con un objetivo más elevado: IMPLICA CRECIMIENTO

A nivel emocional

  • Sorprender a la audiencia.
  • Generar interés y expectativas.
  • Crear relaciones profundas.
  • Humanizar la marca.
  • Que quien la escuche se identifique con ella.

10-9-8-7-6-5-4-3-2-1 … despega

Si ya estás en marcha o quieres ponerte y lo que buscas es dar un impulso a tu negocio, hay 7 aspectos que considero fundamentales para hacerlo.

Antes de nada quiero contarte un poco de mi experiencia (te dejo aquí el enlace a mi bio), porque se trata de una fase por la que he tenido que pasar en varias ocasiones, tanto para mis proyectos o negocios para para asesorar a terceros.

Personalmente, he dedicado gran parte de mi tiempo a pensar, a conocerme y a estructurar mentalmente aquello que quería hacer para que cuando llegara el momento de ejecutar todo fuera un poco mas sencillo. Te voy a dejar aquí mi manifiesto, que resume de alguna manera mi visión de este proceso de emprender y vivir la vida.

Cada uno de estos punto cuenta un poco de mí. Son elementos de un proceso que he experimentado en mis propias carnes, con mayor o menor éxito, aunque no por ello dejo de considerarlo fundamental y lo sigo recomendando.

A mi entender, el éxito no depende de tanto del proceso como de la manera de ejecutarlo, que es donde considero que he podido cometer diferentes errores. Claro, después de visto todo el mundo es listo, y precisamente por eso me quedo con este como un esquema mu interesante para desarrollar tu negocio.

Es importante destacar que cada uno de estos puntos en sí mismo es un nuevo proceso que a su vez se desglosa en varios puntos más, pero como esquema general, sirve.

Espero que te sirvan y te identifiques con ellos, y también que si quieres aportar algo dese tu experiencia lo hagas, es la mejor manera de crecer.

1.- ANÁLISIS Y REFLEXIÓN ACTUAL Y CONTINUA

Cuando consideras que ha llegado el momento de salir del cascarón para buscar nuevos horizonte para ti y tu negocio, debemos de jugar en el equilibrio de aprovechar la herencia de lo que tenemos sin acomodarnos en ella, usándola como plataforma sobre la que coger impulso para abrir nuevos horizontes basándonos en el conocimiento interno y del entorno a través de una profunda reflexión.

El ejercicio de reflexión es tan necesario como importante. Primero para saber dónde estas y dónde quieres ir, y a continuación para utilizar los recursos disponibles para el crecimiento.

A nivel emocional, confieso que me ha costado mucho tiempo entender y sostener el hecho de que pensar se convierte en una parte fundamental del negocio, y concederme el hecho de que no ejecutar forma parte del trabajo, de hecho diría que es una de las más importantes. Si estás todo el día haciendo nunca piensas, y de esta manera es muy complicado montar un sistema que te permita tener la vida que quieres en equilibrio entre tu actividad profesional y la vida personal.

2.- BRANDING Y POSICIONAMIENTO

Elevator pitch, storytelling, propuesta única de venta, buyer persona, target ,… si no te familiarizas con estos elementos es complicado ordenar tu proyecto y crecimiento.

Derivado del punto anterior, el branding y el posicionamiento se convierten en elementos clave de este proceso de reflexión continua al que debes someterte. La realidad es que sobre ellos se construye el desarrollo de tu negocio, es la manera de que todo lo que haces tenga un sentido, te guíes por la luz de un faro que te acerca a conseguir el resultado.

Creatividad, constancia y coherencia se convierten en conceptos indispensables para construir un discurso y una historia racionales que toquen la emoción: las personas ya no compran productos o servicios, compran emociones. Descifrar tu factor diferencial, vincularlo a tu historia y a las necesidades de tu target es la base sobre la que construir una estrategia de comunicación que resulte eficaz para ocupar un lugar en su mente.

3.- INNOVACIÓN Y CREATIVIDAD

Si hay un concepto que se repite en el desarrollo de un negocio, ese es la creatividad y la reinvención. Haciendo siempre lo mismo obtendrás siempre los mismos resultados, y peor aun, si haces lo mismo que hacen el resto de tus competidores, nunca conseguirás diferenciarte.

La innovación en modelos de negocio consiste en desafiar las normas hacia lo extraordinario, conlleva procesos creativos, pensar desde lo no convencional para llegar a soluciones no convencionales. Diseñar modelos originales y personalizados que satisfagan las necesidades desatendidas, nuevas u ocultas de los clientes … arriesgar para crecer.

Evolucionar implica romper con los viejos paradigmas, ignorar el statu quo y lanzarse a promulgar una innovación inconsciente pero controlada, basada en el ilusionismo pero absolutamente real, innovadora pero tradicional y pura en su esencia.

Me parece especialmente interesante el tema de la innovación, ya que se puede convertir en un arma de doble filo en el caso de que no se utilice de la manera adecuada, en este sentido, estoy elaborando un post que habla sobre ello.

4.- DE LOS SMART A LOS SMIRT

Uno de mis temas favoritos, de hecho he redactado un post explícitamente dedicado a ellos (puedes leerlo aquí). Los objetivos, tanto en el mundo profesional como en la propia vida, se convierten en la base sobre la que construir el camino.

Mi teoría de pasar de los S.M.A.R.T a los S.M.I.R.T ha generado diferentes criterios y opiniones, todas ellas respetables, sin embargo, todavía no he recibido una devolución que me haga reconsiderar mi posición, la realidad es que es tema bastante más profundo de lo que en un principio puede parecer y es por esto que lo sigo defendiendo de la misma manera de siempre.

Mi postura es que trascendiendo y marcando como objetivo aquello que para ti hoy es imposible e inalcanzable (pero factible) es la única manera de evolucionar hacia espacios desconocidos, si tus objetivos se encuentran entre los que para ti es posible, se acabó el crecimiento. Cuando sientas la incomodidad te acercarás al crecimiento, tanto personal como del negocio.

5.- METODOLOGÍA

Antes de nada, debo de decir que nunca he trabajado en una empresa, sujeta a unas normas y con una metodología establecida. Este es el motivo por el que he desarrollado mi propia metodología, que no se si es buena o mala, pero las realidad es que llevo 20 años de actividad.

Como decía en una reflexión anterior, no se si funciono así porque lo pienso, o pienso así porque no se funcionar de otra manera.

Creo firmemente que la anarquía y el caos, ordenados y muy controlados, en el desarrollo de los negocios son la mejor opción, siempre que estén sustentados por cimientos sólidos que se hayan construido en el origen del negocio en su KM 0 (solidez económica, emocional, de objetivos, de posicionamiento, de estrategia y de producto / servicio y crecimiento personal).

Trabajo de manera constante en un ejercicio que me permita construir, desarrollar y consolidar modelos negocio personalizados y de éxito mediante la planificación de estrategias y acciones innovadoras, creativas y ganadoras en procesos, productos y/o servicios.

Elige la metodología que mejor se adapte a ti y haz que funcione de la manera que necesitas para conseguir tus objetivos. Este ha sido mi camino, y reconozco que me ha hecho sufrir, pero también se que me ha hecho libre.

6.- ACCIÓN

Una máxima del marketing es que el mejor plan de acción para tu negocio es el que ejecutas y te funciona. Así de sencillo. Los patrones y las estadísticas tan sólo sirven para idear nuevos o para romperlas. Como decía, no creo en los planteamientos rígidos, tan solo creo en ellos para coger lo mejor de muchos de ellos y adecuarlo a la idiosincrasia ya no solo de la empresa, si no también del momento y sobre todo de la persona.

Como ya he escrito en multitud de ocasiones, cualquier actividad profesional no funcionará si no es buena para la persona que la desarrolla.

Equilibrar la ejecución con el pensamiento del primer punto de este artículo se convierte en un concepto fundamental para el éxito. En este primer punto también hacia alusión a la reflexión continua, que no es otra cosa que testar de manera permanente que eso que vas poniendo en marcha funcional de manera adecuada para conseguir esos objetivos (S.M.I.R.T) que te has marcado. Como ves, todo tiene un sentido y está construido como una secuencia.

Es el momento de implantar y ejecutar nuevos modelos que sean eficaces para los tiempos actuales, porque no tiene sentido seguir funcionando como hace 20 años. Si sigues así, ya conoces el resultado.

7.- CONTINUIDAD

Lo que debes de hacer pero no has hecho en beneficio de tu objetivo, deja sin valor aquello que has hecho pero que no has continuado. Y no solo eso, sino que además has perdido el tiempo, probablemente te has frustrado y has dicho eso de otra vez será, ya lo he intentado y después de hacerlo he descubierto que no es para mí. Autoengaño.

Afianzar los cambios y ser constante en la optimización de los mismos construirá sólidos escalones sobre los que seguir subiendo. La mejora constante en todos los procesos solo funciona cuando la base sobre la que se construye tiene la suficiente entereza como para soportar los posibles vaivenes inherentes a la evolución y el paso del tiempo.

Podríamos entender la continuidad como constancia, a la que debemos dotar de una gran dósis de coherencia para que aquello que hacemos se haga lo suficiente consistente como para generar credibilidad.


Siempre he defendido que emprender es una palabra que debiera empezar por C:

Cambia, Crea y Consigue a través de la Creatividad, la Constancia y la Coherencia para generar Confianza y Credibilidad desde la Consistencia de la base de tu proyecto.

7 pasos para el éxito. Y esto es solo el comienzo, hay más.

El objetivo como OBJETIVO

Cuando te marcas un objetivo, la primera pregunta es tan básica como transcendental ¿quién ha marcado el objetivo? lo has hecho desde la libertad de tu esencia, o lo has hecho desde tu yo mediatizado por los miedos, limitaciones y estereotipos. Las creencias que gobiernan nuestras vidas influyen tanto en cómo interpretamos la realidad como, en lo que es peor todavía, la realidad a la que creemos que podemos acceder, coaccionando así los objetivos y resultados que nos marcamos.

Míralo así: ¿te has marcado un objetivo alcanzable por el miedo que supone poner uno que consideras inalcanzable? si es así, Goethe te da la respuesta: Trata a una persona tal y como es y seguirá siendo lo que es. Trata a una persona como puede y debe ser y se convertirá en lo que puede y debe ser.

O lo que es lo mismo, marca un objetivo condicionado por tus miedos y limitaciones, y nunca superarás tus miedos y limitaciones. Tan sencillo y tan complicado como esto.

Si no lo has definido desde la pureza de la realidad que realmente quieres crear, el universo trabajará para conseguir lo que “realmente no quieres” y, si es así, vivirás en la búsqueda y en la frustración permanentes porque estás pidiendo para conseguir lo que dice tu yo, no lo que realmente te gustaría. Como puedes imaginar, este esquema no conduce a nada bueno.

Llevado al terreno del emprendimiento o la actividad profesional, ¿dónde marcas el límite? ¿en lo políticamente correcto? ¿demasiado bajo para no parecer pretencioso? ¿condicionado por el qué dirán? ¿pones tu mismo las limitaciones pensando en lo que de antemano crees que no vas a conseguir?

Es más que probable que lo te pida el cuerpo sea pensar en grande, y también es más que probable que lo que hagas es pensar en pequeño, ¿por qué?, pues por ese concepto que tanto mal hace al ser humano: la (auto) humildad mal entendida.

De los objetivos S.M.A.R.T a los S.M.I.R.T

En este sentido, he de decir que para evolucionar, crecer y avanzar con tu proyecto de vida, has de transcender de marcarte objetivos alcanzables a marcarte objetivos que en este momento de tu vida, para ti, te resultan imposibles de alcanzar, aunque bien es cierto, que estos objetivos que te resultan imposibles de alcanzar tienen que ser realistas, factibles, es decir que sean realmente realizables, independientemente de que en este momento los veas imposibles.

Piénsalo fríamente, si el objetivo que te marcas es alcanzable, no existe superación, sabes que lo vas a conseguir. Si el objetivo que te marcas había de hoy para ti resulta imposible, es muy probable que tengas que trascender determinadas líneas que limitan tu crecimiento personal para alcanzar ese objetivo que aprecias imposible, esa evolución, ese desarrollo, es el que te hace crecer, evolucionar como persona.

La simple capacidad de marcarse objetivos que a día de hoy resultan inalcanzables, denota un espíritu de crecimiento como comienzo de una fase de superación a la que seguro que acompañarán otras de mayor calado. Este espíritu es el que hará que los pequeños pasos que se van dando se conviertan en grandes avances desde la perspectiva del tiempo.

Cuando el CAOS llega a tu vida

Si realmente estructuraras tu objetivo en base a la realidad de lo quieres y lo consideraras como inalcanzable a día de hoy ¿de qué tamaño sería el caos que se genera dentro de ti? Es probable que en ese momento comience una lucha con tu ser interior: no lo voy a conseguir, eso está reservado para los elegidos, no tengo el conocimiento suficiente para hacerlo, es difícil, soy tímido, no soy alto, no soy guapo, no tengo tiempo de entrenar tanto, qué va decir mi familia, y mis amigos, … o … por qué voy a salir de lo correcto, si hago esto seré diferente a los demás, qué necesidad tengo de complicarme la vida. En definitiva, coacción derivada de los paradigmas.

Es como si pensar en grande estuviera mal visto, de la misma manera que parece que no te puede ir bien, porque en el momento que esto sucede surgen a tu alrededor todo tipo de suspicacias. Sin embargo, voy a dejar esta reflexión para otro post porque me parece realmente interesante.

La reflexión de mi propia experiencia con la perspectiva del paso de tiempo, me dice que lo adecuado es pensar en grande y con pureza, pero actuar en pequeño. Poner en marcha pequeñas acciones que te orienten hacia el gran objetivo, aquellas que parece que no aportan nada pero que son las que construyen, y lo mejor, las que construyen con la solidez necesaria como para dotar a los avances de la consistencia necesaria para mantenerlos en el tiempo. Si a esto dosis de paciencia tienes mucho camino hecho.

Esta redacción es la que me ha llevado al título: el OBJETIVO es macarse un objetivo que te haga crecer.

Para terminar, te dejo con un par de reflexiones ¿si te marcaras un objetivo después de leer este post sería exactamente el mismo que antes de leerlo? o ¿después de leer este post vas a modificar alguno de tus objetivos? Si ambas respuestas son que no, enhorabuena!!

Emprender o la fusión de dos vidas

Es una evidencia, y no te descubro nada nuevo, si te digo que que en el momento que decides comenzar un proceso de emprendimiento estás fusionando las dos facetas y áreas principales de tu vida: por un lado el familiar – personal y por otro profesional.

Este momento es tan trascendental porque has llegado a un punto en el que todo lo que hagas a nivel profesional repercute en el personal, y casi todo lo que te suceda en el campo personal, repercute y condiciona el profesional. Los problemas de tu actividad profesional van a ir contigo a casa de manara inevitable, y los posibles desencuentros de tu vida personal – familiar van a condicionar tu estado de ánimo y afectar a cómo afrontas las situaciones profesionales.

Somos personas, y como tales no podemos evitar ser una unidad con diferentes facetas pero con un solo sentir, un solo pensar. En alguno de los post anteriores he hablado de soslayo del equilibrio, y es esta palabra la que considero la clave del éxito de un proceso de emprendimiento. Aquí la vuelvo a mencionar, pero es mi intención dedicarle un post en exclusiva, y lo haré en el siguiente.

Encontrar el equilibrio depende una estrategia supeditada a un objetivo

Desde mi experiencia de mas de 18 años, el secreto, o por lo menos uno de los secretos de un proceso de emprendimiento es el equilibrio. En mi caso particular me ha costado muchos años conseguirlo, porque también es cierto que lleva un tiempo estructurar tu proyecto para que puedas funcionar de manera equilibrada.

En mi caso, lo que me ha funcionado de manara infalible es tener muy claro mi objetivo personal, que es para lo que he puesto a trabajar cada proyecto profesional que he empezado en mi vida. En realidad, esta me parece la esencia, es decir, tener tu proyecto personal claro es el que permite que los enfoques los proyectos profesionales de manera que trabajen para conseguirlo.

Desde mi experiencia, puedo afirmar que llegar a un equilibrio entre ambos estados de tu vida es el mayor reto de cualquier persona que se enfrenta un proceso de emprendimiento.

Echando la vista atrás, he llegado a las a la conclusión de que son las decisiones estratégicas que tomado las que me han permitido evolucionar mi negocio hasta un punto en el que me permite compaginar mi vida personal con la profesional, y que esas decisiones nunca las hubiera tomado de la manera que hay que tomarlas si no me hubiera encontrado en un estado natural y de bienestar conmigo mismo.

La fusión de dos vidas para hacer una es un reto apasionante, y a la vez que arriesgado porque estás poniendo todos los huevos en la misma cesta, todo depende de ti, un paso en falso en los negocios te puedo arrastrar a la vida personal negativa, y viceversa.

Sin embargo, es un proceso y un estilo de vida que no cambio por nada del mundo. Espero que un día lo conozcas y que te enamores igual que me ha pasado a mi.

¿Tengo que saber de todo para emprender?

En ocasiones nos planteamos muchas preguntas en relación a la viabilidad de nuestro proyecto emprendedor. Son habituales los miedos que surgen al montar un negocio. Se trata de un mundo que desconocemos parcial o totalmente y nos crea inseguridades que debemos superar con el tiempo. Pero con la ayuda de expertos en la materia podremos enfrentarnos a ellasLeer más

Las amenazas más comunes a las que te enfrentarás siendo emprendedor

Si te has decidido a comenzar una nuevo reto como emprendedor son muchos los obstáculos que debes solventar. Ante todo, debes tener muy claro el objetivo al que pretendes llegar para que tu proyecto sea un éxito. Pero todo inicio como emprendedor tiene sus complicaciones. En el camino tampoco no serán pocas. A continuación hacemos un repaso de los miedos y amenazas a los que se enfrentan los emprendedores.

Leer más

¿Por qué apoyarte en un mentor para desarrollar tu proyecto?

Cuando te propones acometer un nuevo reto en tu vida son muchas las dudas y preguntas que se te pasan por la cabeza. Son numerosos los miedos que te invaden antes de afrontar un proyecto profesional de calado. En este artículo ponemos en valor la figura del mentor, pieza clave cuando te quieres iniciar una nueva aventura empresarial y necesitas un apoyo externo que te guíe correctamente.

Conseguir un mentor de confianza

A la hora de elegir un buen mentor debemos tener claro qué tipo de persona necesitamos para un buen asesoramiento y lo más importante, el grado de confianza que le vamos a otorgar a nuestro futuro “cerebro” del proyecto.

Tenemos que darnos cuenta que, aunque poseamos una amplia formación y buenas técnicas de trabajo, en la gran mayoría de ocasiones no abarcamos todos los conocimientos necesarios ni contamos con la experiencia suficiente para llevar a cabo nuestra idea inicial de negocio. No debemos sentirnos inútiles por el hecho de requerir ayuda externa, ya que contar con la aportación de un buen profesional nos proporcionará una gran tranquilidad en la forma de desarrollar nuestro proyecto y a largo plazo se estará mucho más cerca de obtener los objetivos deseados.

Uno de los principales rasgos que necesitamos buscar en nuestro consejero profesional es que posea una dilatada experiencia como mentor, aspecto que nos dará cierto respiro a la hora de empezar a trabajar mano a mano. A su vez, si una contrastada trayectoria laboral viene acompañada de buenas referencias tendremos aún más claro que es un candidato muy válido para lo que estamos buscando.

Es de vital importancia tomarse el tiempo necesario y pensar profundamente cuál es el tipo de mentor que necesitas, ya que una mala elección puede provocar un estrepitoso fracaso del proyecto en el que has puesto todas tus fuerzas, ilusiones e inversión económica. Cuando confiamos en un mentor que nos sabe llevar, aumentamos considerablemente las opciones de sacar adelante el proyecto y de que este logre consolidarse.

¿Dónde puedes encontrar el mentor que necesitas?

Existen muchas opciones de búsqueda para dar con la persona ideal que pueda aconsejarte de la forma más profesional. Es recomendable tocar las mayores puertas posibles para tener la certeza de que has elegido al mejor candidato posible.

Si te adentras en el mundo de las redes sociales seguramente te será fácil comunicarte con profesionales y empresarios de éxito que admires por su andadura profesional y sus métodos de trabajo.

No hay que olvidarse de pensar en tu círculo más cercano, donde puedes recurrir a algún amigo o conocido que haya estado en tu misma situación y te ofrecerá los mejores consejos por la experiencia que ya vivió en su momento.

Otra opción muy ventajosa es acercarse a un centro público o privado especializado en emprendimiento. Visitando este tipo de espacios es muy probable que tengas la oportunidad de relacionarte con profesionales propios del sector en algún tipo de charlas o coloquios que se imparten en estos organismos con cierta frecuencia. Además, acudir a ferias temáticas o jornadas sobre emprendimiento es otra de las opciones más idóneas para contactar con personas que estén capacitadas para echarte una mano.

 

Para finalizar, haciendo un resumen de lo analizado anteriormente, debemos tener bien claro las grandes ventajas que nos va a aportar dejarse aconsejar en algunos momentos de nuestra vida. Es básico entender que crear nuestro proyecto laboral requiere de ayuda profesional de calidad. Guiarse por un buen mentor será una de las decisiones que más rédito nos va a ofrecer en el ámbito laboral.

 

Montar un negocio para primerizos

 

Emprender no es algo fácil y más si estamos hablando del primer negocio. Son muchas las razones que te pueden impulsar a crear un primer negocio: no encontrar trabajo, mejorar la situación económica o los beneficios de tener un negocio propio, entre otras motivaciones.

 

Si estás planeando montar tu primer negocio seguramente no sepas por dónde empezar o no sabes qué hacer. Hoy te damos las claves para que tu primer negocio sea un éxito. Antes de ir al paso a paso de como iniciar el nuevo negocio, lee estos consejos que serán de gran ayuda en tu día a día como emprendedor:

 

No tengas miedo al fracaso, para convertirte en empresario, tienes que entender que cometerás muchos errores, sobre todo al principio. Pero ten claro que de los errores se aprende y que no te puedes derrumbar cuando las cosas no salen como esperabas.

Rodéate de gente inspiradora. Pregunta todo lo que necesites, utiliza el networking y conoce gente, que pueda ayudarte a resolver tus dudas. Celebra cada pequeño logro, te mantendrá motivado.

 

Claves para montar tu primer negocio

 

  • La idea de negocio. Emprender un negocio es duro, requiere sacrificio y trabajo. Por eso, es buena idea que el primer negocio se base en algo que te guste mucho, una de tus pasiones ya que te ayudará a no rendirte nunca y así conseguir tu objetivo.
  • Conócete bien y conoce tus puntos fuertes.  A la hora de emprender no solo es importante el dinero, también influyen otros factores como la experiencia, los conocimientos, competencias, contactos… Todos estos recursos también contribuirán al desarrollo del primer negocio.
  • Desarrolla la idea de tu primer negocio. Ten claro qué necesidades va a satisfacer tu idea y en qué se diferencia. Estudia el mercado, quiénes son tus clientes potenciales, quién es tu competencia directa e intenta encontrar nuevos nichos de mercado para tu idea. Una vez tengas claro los dos puntos anteriores identifica tu objetivo y descubre cuales son las prioridades de tus potenciales clientes.
  • Elabora el plan de negocios: El plan de negocios es un documento que te guiará y ayudará a tener éxito en tu primer negocio

Puntos clave del plan de negocios

 

Resumen ejecutivo: tiene que recoger las ideas claves de una manera clara y breve. El objetivo del resumen ejecutivo es atraer, enganchar al hipotético inversor a seguir leyendo el plan de empresa.

 

Definición del negocio: en este punto darás a conocer la visión de tu empresa, describir tu negocio. Cuál es tu objetivo, tus fortalezas tus debilidades. También, debe recoger la misión, visión y valores de tu negocio y un resumen detallado de los productos o servicios que quieres ofrecer en tu nuevo negocio.

 

Análisis de mercado: este apartado recogerá todos los datos acerca de nuestro público objetivo, el estudio detallado de la competencia, segmentos de mercado o la industria del negocio.

 

Estrategia de marketing: en este punto se resumen las ventas la estrategia de marketing y el plan operativo. Recoge cómo llegarás a los clientes, detalles sobre el precio y la distribución del producto o servicio que quieres ofrecer, información acerca de los suministros que se necesitan, si vas a tener empleados, etc. En resumen, cómo funciona el negocio y cómo llegar a tu público objetivo.

 

Plan financiero: en este apartado se transforman todos los puntos anteriores en números. Es decir, el plan financiero te dirá si el negocio es viable ya que en él queda reflejado los recursos necesarios para llevar a cabo tu nuevo negocio.

Recogerá datos como la inversión inicial, el punto de equilibrio (punto a partir del cual el nuevo negocio va a empezar a ser rentable generando beneficios) también, refleja la estructura de costes o las fuentes de financiación. Para llevar a cabo este punto puedes solicitar la ayuda de un profesional.

 

Siguiendo estos puntos del plan de empresa, te resultará muchos más fácil arrancar con tu nuevo negocio, una vez haya implementado el plan ya solo te quedará constituirse.

Y recuerda, ¡sé perseverante y no te rindas!.

 

Pon un negocio en tu vida

Si estás aquí leyendo esto es porque probablemente tengas una idea para poner en funcionamiento un negocio. Tu vida ha dado un vuelco y has decidido que es el momento de ponerte a trabajar por tu cuenta, de crear una nueva empresa dando forma a ese proyecto que lleva tiempo rondándote la cabeza.

Seguramente lo siguiente que has hecho es empezar a materializar tu idea, y es en este momento  cuando surgen aspectos que creías tener controlados o pensabas que serían más sencillos, pero a la hora de la verdad descubres que no sabes cómo encajarlos o qué forma darles para que todas las piezas encajen. Ves que la forma que pensabas en tu cabeza que era la adecuada tiene lagunas. 

Tu siguientes pensamientos empiezan a sugerirte que la idea no basta, y que un buen plan de negocio no es suficiente, por muy viable que sea o a priori te lo parezca. Con estas reflexiones llegas a una conclusión: para emprender y empezar un negocio hay otros muchos aspectos a tener en cuenta y sobre los que trabajar que no se pueden controlar sin haber empezado. Necesitas empezar para sacar más y mejores conclusiones.

Esta realidad te origina otro quebradero de cabeza, ya que te das cuenta de que para empezar es necesario, a la vez que imposible, conocer de prácticamente todas las temáticas que requiere poner en marcha un negocio, por lo menos de una manera básica (comunicación empresarial y de producto, negociación con personas expertas y con objetivos opuestos, sobre cómo gestionar a las personas, tanto colaboradores empleados como proveedores, sin olvidar lamparte financiera como elemento fundamental del éxito de tu proyecto, …)

Oyes que la mejor cualidad para emprender es el “sentido común” pero ¿dónde aprenderlo, quién te lo enseña?. Una vez en marcha, ¿por donde empezar, qué priorizar?, y lo peor, con quien hablar para que te pueda orientar.

Y por si esto no fuera suficiente, lees, te dicen, te cuentan, que cuando aterrizas en el mundo de la empresa o el emprendimiento, generalmente es una jungla que no conocemos y en la que ya hay habitantes con mucha más experiencia. Y empiezan tus dudas, por qué van a elegir a mí, tal vez no haya mercado para todos, no tengo experiencia, … Has de saber que estas situaciones, afirmaciones y reflexiones son aquellas por las que todas las personas que hemos vuelto a nuestro Kilómetro 0 hemos pasado. Todas, sin excepción: dudas, soledad, miedo, toma de decisiones, incertidumbre, condicionamiento del entorno, …

Después de todo esto crees que vas a enloquecer!! Pues bien, en este punto he de decirte que no debes de preocuparte mucho mas allá, ya que el lío y el miedo son normales, y es muy probable que en esta situación vivas en una sensación de caos (interno y externo) permanente. Esto también es normal.

Mi recomendación sería la de escuchar al miedo como mecanismo de supervivencia, que en definitiva es lo que realmente es. Pero nunca debes de paralizarte por el miedo. Avanzar con sensatez y ponerte en manos de profesionales que te puedan asesorar sobre la mejor manera de empezar es lo mejor que puedes hacer para estructurar tu proyecto y ganar confianza una vez que veas que va cogiendo forma. 

Y ten muy presente que si tu vida se pone difícil estás subiendo de nivel.

Desde lo convencional harás cosas convencionales

La implantación o evolución de un nuevo modelo de negocio, y que además aporte valor debido a su carácter innovador, lleva implícito un conocimiento detallado y minucioso tanto de los componentes y factores internos de la empresa como de los del entorno.

La peculiaridad de las nuevas formas de los modelos de negocio, es que hoy en día, en un mismo sector compiten diferentes modelos de negocio, ¡y todos sirven! La globalización ha llegado para quedarse, y desde esta óptica tienes que entender que casi cualquier modelo sirve casi para cualquier cosa.

Mi teoría es que el mejor modelo para tu negocio es el que te funciona. Así de sencillo. Los patrones y las estadísticas tan sólo sirven para idear nuevos o para romperlas. La anarquía y el caos, ordenados y muy controlados, en el desarrollo de los negocios me parecen la mejor opción, siempre que estén sustentados por cimientos sólidos que se hayan construido en el origen del negocio, en su KM 0; y aquí hablo de solidez económica, emocional, de objetivos, de posicionamiento, de estrategia y de producto / servicio.

No creo en los modelos rígidos. Tan solo creo en ellos para coger lo mejor de muchos de ellos y adecuarlo a la idiosincrasia ya no solo de la empresa, si no también del momento.

Esta es mi manera de entender el desarrollo del negocio para conseguir los objetivos. Es la manera que he practicado en mi propia actividad y la que he propuesto a multitud de personas emprendedoras o dueños y gerentes de sus propios negocios. Y ha funcionado. Pero no sólo eso, si no que además les ha permitido desarrollarlo porque se ha construido desde los más personal de quien lo implantaba,. Es como hecho a su imagen y semejanza, lo que facilita sobremanera su despegue, evolución y consolidación futura de una manera muy fluida y natural.

Una vez más, la implantación de nuevos modelos, implica romper con los viejos paradigmas, ignorar el statu quo y lanzarse a promulgar una innovación inconsciente pero controlada, basada en el ilusionismo pero absolutamente real, innovadora pero tradicional en su objetivos. Es el momento de implantar nuevos modelos que sean eficaces para los tiempos actuales.

No tiene sentido seguir funcionando como hace 20 años, de la misma manera que no tiene sentido que eduquen a nuestros hijos en modelos de hace 20 años, y se se sigue haciendo. Ya conoces el resultado.

Ha llegado el momento de salir del cascaron. Hay que aprovechar la herencia de lo que tenemos, pero no debemos acomodarnos en ella, tan solo debe servirnos como plataforma sobre la que coger impulso para aprovechar la oportunidad que te ha brindado la vida de crear tu propia realidad, en tu caso apoyándote en tu negocio, si, pero no olvides que quien creces eres tú como persona.

Implantar nuevos modelos conlleva procesos creativos, pensar desde lo no convencional para llegar a soluciones no convencionales. Si haces lo que todo el mundo hace, es evidente lo que vas a conseguir. La innovación en modelos de negocio consiste en desafiar las normas para diseñar modelos originales que satisfagan las necesidades desatendidas, nuevas u ocultas de los clientes, y que ademas te permitan mejorar tu calidad de vida de la mano del crecimiento de tu 

negocio.

P.D: en otro momento hablaremos de los peligros de la innovación, que los tiene y bastante delicados.