Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema. Se hundían. Ambas empezaron a patalear para llegar al borde del recipiente, pero era inútil. Una de ellas pensó: “No puedo más, me voy a morir, para qué prolongar este dolor”. Dicho esto,...

A estas alturas de la vida entiendo que a casi nadie le resulta ajeno el debate sobre los talentos: que si se tienen de nacimiento, que si hay que descubrirlos, que si tenemos más de uno, que te dediques a explotarlos, …  Hay definiciones que hablan...